Política de cookies

Usamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una experiencia fiable y personalizada. Para continuar navegando en Grupo Asebutra, debe aceptar nuestra política de privacidad. Si lo desea, puede consultar toda la información en nuestro aviso legal y condiciones generales de uso.

Fuente: Cadenadesuministro.es 07/11/2017

Los transportistas y los cargadores se han reunido este lunes, 6 de noviembre, en Madrid, sin llegar a ningún acuerdo definitivo en una reunión marcada por la desconfianza mutua.

El encuentro ha servido para que ambas partes hayan decidido elaborar un documento de mínimos que irán negociando durante las próximas semanas para presentarlo a la mediación del Ministerio de Fomento en una reunión que tendrá lugar el próximo 11 de diciembre, con la esperanza de que sean las autoridades las que dictaminen qué medidas de las que se presenten tienen viabilidad desde el punto de vista legal.

Documento de mínimos

Este documento de trabajo se centrará en elementos clave como, entre otros, los plazos máximos de pago, la ejecución de las labores de carga y descarga, limitación de la subcontratación, el gasóleo profesional, la euro viñeta, reclamación de impagos mediante la acción directa y la modificación de la regulación de los pesos y dimensiones de los vehículos para que se permitan las 44 toneladas.

Ambas partes son conscientes de que, tras más de dos años de negociación, existen muchos elementos que mejorar en el ámbito del transporte y la gestión de la cadena de suministro.

Sin embargo, transportistas y cargadores discrepan sobre qué medidas de las que tanto unos como otros tienen en mente son prioritarias y cuáles pueden dejarse para posteriores ocasiones.

Fomento deberá centrar las posturas

Así las cosas, por ejemplo, en el sector del transporte por carretera son conscientes de que si deciden dar el visto bueno a la introducción de las 44 toneladas, la Administración tardaría entre un mes y un mes y medio en aprobar y publicar en el BOE dicho cambio.

Sin embargo, los transportistas recelan de que las medidas que piden a cambio, como la reducción de los plazos de pago, tarden el mismo tiempo en entrar en vigor, e, incluso, dudan de si podrían aprobarse efectivamente porque, en este caso concreto mencionado anteriormente, afectan a la libre competencia.

En este sentido, es como si las partes hubiesen aprendido la lección del ‘cuento de nunca acabar’ que se desprende de las modificaciones en la regulación del régimen laboral de los trabajadores de la estiba portuaria.

Posturas estancadas

Ante esta situación de estancamiento, se ha decidido presentar un documento de consenso a la dirección General de Transporte Terrestre el próximo 11 de diciembre para que dictamine si las peticiones de unos y otros son acordes con el ordenamiento jurídico español y europeos, así como factibles desde el propio punto de vista de la Administración.

Ambas partes saben que en muchos de los temas que tienen sobre la mesa intervienen otros departamentos ministeriales que tendrían la última palabra llegado el caso, pero confían en que Fomento pueda orientarles de cara a unas negociaciones que seguirán abiertas, pero, quizás, más acotadas y centradas sobre aspectos concretos.

Hace 3 años